"No hay un negocio en Cádiz con la carta de cervezas que manejamos aquí"

Publicidad

"No hay un negocio en Cádiz con la carta de cervezas que manejamos aquí"

Marco Stamenkovic es originario de Serbia y hace cinco años dio el paso de hacerse con las llaves del emblemático bar 'Los Dos Deditos', un clásico entre las cervecerías de la ciudad. "La cerveza es como beber un vino, depende del momento", afirma.

Con una variedad de más de 90 cervezas, su propietario ha decidido embarcarse en una serie de reformas para modernizar el establecimiento y adaptarse a los intereses de una clientela que está en constante cambio. 

31-07-2015 / 11:25 h.
Publicidad
Publicidad

El fraile de la Paulaner que se encuentra debajo de la 'V' de la fachada de la sede de lavozdelsur.es nos da la bienvenida cuando entramos en la mítica cervecería regentada por Marco Stamenkovic en la calle Pozuelo, Los Dos Deditos. Actualmente se trae una reforma entre manos para adaptarse al cambio que está sufriendo el terreno de la hostelería en el centro. Cambiamos los libros de las estanterías por tercios y entrevistamos al propietario del local recubierto de madera y taburetes verdes. Marco mide 2'02 metros y es originario de Belgrado, Serbia. 

¿Cuándo y por qué llegó a Jerez?

Yo vine a Jerez en el 2005 por motivos personales. Conocí a la que fue mi pareja. En ese momento yo no vivía en Jerez, vivía en la provincia de Cádiz, en Rota.

¿Cómo era la situación en la antigua Yugoslavia?

Hablando ya en 2005, la situación allí era estable. Las guerras y la separación de las repúblicas prácticamente duraron hasta el año 2000. La última intervención en Serbia, la invasión de Kosovo, fue en el año 2000. Por lo tanto, cinco años después ya el país no estaba en guerra. Las guerras comenzaron en 1991, la parte más dura se prolongó hasta el año 96, y luego el problema de Kosovo de 1998 hasta el 2000. Ya desde ahí, la situación está normalizada.

"Mi filosofía es: poca clientela, pero en buenas condiciones. Quiero que la gente esté a gusto en mi negocio"

¿Por qué decidió comprar una cervecería en Jerez?

El problema con el que me encontré en España es que no me reconocían ningún título. Ni mi carrera ni el carné de conducir. Por ese motivo y porque tenía que trabajar en algo para poder vivir, lo primero que me surgió fue la hostelería. Yo en Serbia nunca trabajé en hostelería, trabajé en la empresa de mi padre, en temas de construcciones, por lo que empecé a trabajar en hostelería por circunstancias del momento. Cuando me vine a Jerez empecé a trabajar en Los Dos Deditos con Javier, mi exjefe y me llevé unos 5 o 6 años. Después hice un proyecto de una tienda de cerveza en Cádiz que logré abrir con un amigo mío como socio. En principio nos iba bien, lo que pasa es que teníamos diferentes puntos de vista de cómo llevar ese negocio y en ese momento hubo una separación. Luego me llegó la oferta por parte de mi exjefe de formar parte de la sociedad de Los Dos Deditos y empiezo a comprar las acciones de éste. Fue en 2010 cuando comencé a gestionar la cervecería como propietario. Mi filosofía es: poca clientela, pero en buenas condiciones. Quiero que la gente esté a gusto en mi negocio.

¿De dónde sale el nombre de 'Los Dos Deditos'?

Este negocio lleva varias generaciones. Los Dos Deditos fue en su época una tasca de vinos. Y los clientes pedían que le pusieran dos deditos de vino. Eso se quedó como un hábito y de ahí viene el nombre de 'los dos deditos'. El propietario de aquella época registró el nombre y se quedó así. 


'Selfie' del propietario de 'Los Dos Deditos', Marco Stamekovic, para lavozdelsur.es

¿Servís única y exclusivamente cerveza?

Esto es una cervecería internacional. Se diferencia de otros negocios en que tenemos una carta de cervezas muy amplia. Tengo entre 90 y 100 referencias de marcas de importación, tanto marcas nacionales como internacionales. A parte de ser una cervecería también es un bar de copas largas. Todos los negocios que se montan tienen que diferenciarse del resto, un elemento que te haga destacar. Pienso que no hay un negocio en Cádiz con la carta de cervezas que manejamos aquí. De otro tipo de comercio muy pocos negocios pueden decir que tienen tantas marcas de referencia. 

¿De dónde proviene la importación de tanta diversidad de cerveza?

Trabajo en España con dos empresas importadoras, una del País Vasco y otra de Barcelona. Ellos tienen un buen portafolio de las referencias que pueden conseguir. Y después tengo un amigo que está en Málaga que es un amante de la cerveza y tiene una pequeña distribuidora que puede conseguir casi todo lo que hay en el mercado. Si quiero cerveza de Tailandia, te trae la cerveza de Tailandia que tú quieras. 

¿Qué especialidad es la más reclamada?

En este momento lo que más se reclama es la India Pale Ale, es una cerveza que a nivel mundial está bastante de moda. Por ese motivo tengo un pequeño apartado en la carta expresamente para este tipo de cerveza. 

¿PCuál es su cerveza favorita?

Es la típica pregunta cuando ofrezco la carta, me dicen: Ponme la que más te guste. La cerveza es complicada, la cerveza es como beber un vino, depende del momento. No es lo mismo recomendarte una cerveza a las diez de la mañana que a las diez de la noche. Entonces dependiendo del momento puedo recomendar una cerveza u otra. Por la mañana viene bien algo que esté más suave, más refrescante o una buena cerveza de trigo. Y por la tarde noche una cerveza con más alcohol tipo Abadia y esas que son más de 'copear'.

"No es lo mismo recomendarte una cerveza a las diez de la mañana que a las diez de la noche"

Está reformando la cervecería, ¿cierto?

Sí, estoy haciendo una especie de reforma. En el mundo de la hostelería la cosa está cambiando. Hoy día el hábito de la gente cambia bastante. La gente sale y toma unas copas y unas cervezas. Vender hoy día una copa larga no es ninguna especialidad, copa larga vende todo el mundo; la puedes encontrar en un restaurante, en un tabanco, en una tasca o en un bar de copas. Por ese motivo en Los Dos Deditos estoy haciendo una pequeña reforma para ofertar la carta de comida, no muy amplia pero bastante buena, para que la gente que quiera una cerveza la pueda tomar con una comida.

¿Realizáis algún tipo de actividades en la cervecería?

Ahora mismo lo que tenemos es un club de conversación que está entre semana. En este caso es de diferentes idiomas, es un grupo solidario donde la gente se une. No cuesta nada, prácticamente lo que se aporta es un kilo de alimentos. Después entre ellos se comunican, hablan y practican el idioma. Tenemos alemán, chino, italiano, inglés los jueves, francés... Y el tema de conciertos y tal está mucho más complicado porque la normativa prohibe las actuaciones, además de que tenemos problemas con los policías en la plaza Vargas. Todo ello provoca que sea muy complicado hacer ese tipo de actividades.

 
 
Publicidad