Publicidad
Publicidad

El pasado viernes 10 de marzo se publicaba oficialmente el último álbum de Joaquín Sabina, 'Lo niego todo'. El disco es un éxito rotundo.

En España la mejor manera de que una historia permanezca en el anonimato es publicarla en un libro grueso. Nadie va a leerla. Nadie se enterará.

Dicen que la mentira está escrita en los periódicos de mañana. La ley del silencio. El mundo cambia poco. Se resiste. Hallen un buen retiro.

Twitter es la escombrera intelectual de nuestro tiempo. En dicha red social habita el odio y el resentimiento camina a sus anchas. 

En tiempos de esclavitud y de cadenas, cuando la ética se estrecha, ¿qué nos queda? La belleza.

Mi amiga pasa por un bache emocional y, en la frontera de los treinta, ha decidido comprarse un gato e ir a pilates. Un binomio clásico para las chicas de hoy día.

La revolución, como Nietzsche, murió. Usted y yo nos seguiremos levantando y acostando. Los días y las noches alternarán sin inmutarse.

El 4 de noviembre de 1983, Paul Simon publicó Hearts and bones.

Francisco Umbral sostenía que los padres americanos de la democracia no creen en ella, como muchos cardenales pontificios no creen en Dios.

Drama más tiempo. Dentro de poco se estrena la serie de comedias para televisión Urban Myths. El 19 de enero podrá verse en el canal Sky Arts pero aún se desconoce su fecha en España.

El pasado 2016 quedará en nuestra memoria como el año en el que se fue apagando una generación inestimable de autores populares en las artes.

2016 murió matando. Como no podría ser de otro modo se cobró otra vida célebre del imaginario popular para desgracia de generaciones y deleite tuitero.

2016 fue un año agitado. De demudado esfuerzo transformador. Una transformación, quizá, abrasadora.

¿Acaso tendría razón Gil de Biedma con aquellos célebres versos "envejecer, morir,/es el único argumento de la obra? Desde luego, la realidad se reafirma pertinaz. 

#NegrosobreBlanco "Al Nobel le han dado un Dylan. Suya es la gloria, R. A. Zimmerman".

La semana pasada fui a ver Aliados, la película bélica de Brad Pitt y Marion Cotillard dirigida por Robert Zemeckis. Una película formal con una historia menor.

Nietzsche ha muerto, Fidel ha muerto y, supongo, usted se siente regular.

No existe mayor honor que el premio Transcendental sátrapa que concede el Colegio de Patafísica. El resto de premios no están a la altura.

Es el fin de la arquitectura financiera mundial diseñada en Bretton Woods. 

La Plaza de Mayo se alzó como símbolo de protesta: desde 1977 las madres de muchos desaparecidos se reunieron y lograron hacer visible esta macabra realidad.