Mi sueño es escribir

Mi sueño es escribir

20-03-2017 / 21:30 h.
Publicidad

Este mes, quizás os hayáis dado cuenta, no he realizado ningún reportaje en los primeros días del mes como suele ser mi costumbre. Ha habido una poderosa razón para ello. Estaba preparando una macro entrevista de autores y aspirantes a ello que ahora os presento. Todos ellos son andaluces y tienen algo muy especial en común, para todos su sueño es escribir. Algunos parecen haberlo cumplido y otros, por su parte, aún luchan por conseguirlo.


La primera a la que conoceremos es a Loli Pérez, una entusiasta malagueña que siempre se sintió atraída tanto por la literatura como por la creación de historias. Se recuerda desde bien pequeña escribiendo poesía y de esa época recuerda con cariño El Pequeño Vampiro, de Angela Sommer-Bodenburg. Un poco más adelante leería a Arturo Pérez Reverte, lo que la llevó a interesarse por Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas, uno de sus libros recomendados. Aunque no le echa para atrás ningún género: Tolkien, Rowling, Poe, Dickens... Todos tienen cabida en las estanterías de esta simpática psicóloga. Uno de sus personajes literarios favorito es Milady de Winter, a la que considera muy incompleta, quizás por la época en la que se escribió Los tres mosqueteros, pero con mucho potencial.

Pérez define su método de escritura como una necesidad de hablar de algo. Su novela autopublicada, La larga noche, examina las relaciones humanas. Lo ha publicado en Bubok y junto a José Carlos Cuevas, al que también conoceremos en esta entrevista conjunta, crearon la web Versos Enmarcados en la que poemaban fotografías. Su ideal sería poder escribir una hora al día, pero actualmente le es imposible hacerlo. Su estilo, según ella, es complicado de difinir. “Depende del momento. Según mi estado de ánimo puede ser muy diferente” y bebe de diversas fuentes.


Para Gema Tacón, propietaria del bar literario La Buhardilla (San Fernando, Cádiz), escribir siempre ha sido una necesidad vital. Esta encantadora escritora gaditana nunca ha dejado de hacerlo. “Siempre he escrito”, incluso cuando no sabía qué escribir, lo seguía haciendo. El primer autor que la enamoró por entonces fue Michael Ende y su icónica Historia Interminable, aunque si (hoy por hoy) tuviera que recomendarnos un libro sería Diario íntimo de una bruja, de Clara Tahoces. Aunque la dicharachera autora de La reina de las sombras asegura que le encanta descubrir autores nuevos cada día. “Todavía no sé que me inspira, simplemente me siento y escribo”, ha reconocido. En cuanto a personajes tampoco ha querido mojarse y ha compartido que todos ellos tienen un trozo del escritor que les dio vida.

Las novelas de Gema Tacón son la saga La reina de las sombras (cuya tercera parte verá la luz muy pronto) y ¿Qué pasó cuándo se terminaron las perdices? De la editorial Multiverso. Son, respectivamente, de género fantástico y chick lit. Aunque son diversos estilos, la escritora asegura que su método de trabajo siempre es el mismo: documentarse, hacer un pequeño esquema y escribir. Según ella, publicar es un paso más en un duro mundo en el que se define como “sincera, rara y autodidacta”.


A continuación hablamos de José Carlos Cuevas (más conocido como Reset Reboot), un informático al que apasiona escribir. Reconoce que siempre tuvo el “gusanillo dentro” y que Michael Ende tuvo mucha culpa de eso. Además, nos recomienda a otros escritores como Jorge Luis Borges y sus Ficciones y a Stephen King, Isaac Asimov, Arthur C. Clarke y Juan Ramón Jimenez. Todos ellos le inspiran, lo mismo que la música, la ciencia y la tecnología. En cuanto a personajes, se queda con el abuelo del protagonista del Criptonomicón de Neal Stephenson.

Pese a que no tiene nada publicado aún (de momento se lo está planteando) asegura que se decanta por la ciencia ficción y el steampunk, todo ello con un lenguaje tirando a “cinematográfico”. Para él fue muy ilusionante que leyeran uno de sus relatos cortos en Cuenta conmigo, programa de M80, la actual Europa FM. De momento sólo ha terminado una novela cortita, pero es una persona con muchas ganas de aprender que, en principio, no sigue ninguna rutina de trabajo.


En el caso de Brianne Miller, considera que la literatura es algo que se lleva en la sangre, “la cuestión es cuando nos atrevemos a sacarlo”. Ella lo hizo a los 20 años y seguramente la culpa la tuviera Karen Marie Moning con su Highlander oscuro, novela que recomienda encarecidamente. Aunque también se encuentran entre sus indispensables autores como Adrian Blake, Kelly Dreams y cualquiera de las autoras clásicas de literatura romántica. Aunque ellos son su inspiración, también puede serlo un anuncio, un sueño... Quizás a través de estos últimos se le aparecieron los hermanos Weretigers.

La escritora granadina es autora de El eco de la esperanza, Deseo salvaje, Locura salvaje, Ángel... empieza el juego, Renacer en las Maldivas y Perdida en mi memoria. Para escribirlas, reconoce no haber seguido ninguna rutina de trabajo. En general, escribe cuando puede y cuando las musas están de buenas. Es una persona que prefiere no forzar las cosas, porque al hacerlo “nunca sale nada bueno”. Haber sacado estas historias a la luz es un sueño cumplido, aunque lo que realmente le gustaría sería poder dedicarse por completo a ello. Desea enfocarse en sus personajes femeninos reales y ofrecer la capacidad de evadirse por un momento del mundo real.


La escritora sevillana Helena Sivianes nunca se planteó ser escritora profesional, pero las cosas salieron solas y ahora es toda una autora de novela romántica. De hecho, Sivianes culpa a Laura Esquivel y a Como agua para chocolate de su amor por este género literario. Aunque también le gustan otros autores como Regina Román. De ella recomienda Dos lunas para Sofía pero lo que realmente le motiva son los libros y no tanto los autores. En general se decanta por las novelas new adult o romántica adulta. De ahí que las suyas entren en ese género. “Ver tu libro publicado es un sueño, pero sé que los nervios de compartir lo que escribes con el mundo van a estar siempre ahí”, ha reconocido.

Para escribir, la autora andaluza considera indispensable la música. Le encanta ponerse “una lista de Shazam” e ir creándola mientras la novela va avanzando. En concreto, tiene publicadas Empezar otra vez y justo hoy sale la primera parte de su trilogía Tentación: Seducida, de Click Ediciones de Grupo Planeta. A ella le gustan los personajes reales, de ahí que sea eso lo que abunde en sus obras. Para ella, lo más importante es luchar por evolucionar día a día y demostrar que “la romántica no es solo sentimientos, es mucho más”.


Por último pero no menos importante, presentamos a Pedro de Matos, que coincide con sus colegas en que siempre quiso contar historias y durante años, la narrativa le pareció el mejor modo de hacerlo. Actualmente también es dibujante de cómic. Quizás que J.R.R. Tokien y su mundo tan visual haya sido el primer autor del que se enamoró pudiera tener que ver algo con ello. Aunque también recomiende Luces del norte, de Phillip Pullman sin dejar de lado al gran Terry Pratchett. Pero el autor gaditano ha reconocido que no sólo ellos le inspiran. Mirar ilustraciones, oír música y beber de otros recursos hacen que se ponga a crear algunas de sus historias y sus personajes. “Mientras trabajo con ellos son mis niños. Los cuido, los mismo, les preparo para el futuro... y luego los cabrones hacen lo que les da la gana. Creo que es en ese momento cuando ese trabajo ha merecido la pena, y llegar ahí es lo que me motiva”. Porque para él, y debido a una mala experiencia, publicar acabó por ser un mal sueño.

A pesar de haber conseguido publicar, el autor de El beso del fantasma no se considera un escritor de método. Según él, tiene rachas en las que escribe como un loco y luego va repasando con calma. Aunque lo que realmente le gustaría sería dedicar un par de horas del día a escribir. Cosa que de momento no consigue. Se define a sí mismo como “ muy directo, muy narrativo y poco descriptivo”. Se apoya mucho en el diálogo y en más de una ocasión le han acusado de usar muchos tacos.

La verdad es que todas estas personas son diferentes entre sí y viven la escritura de un modo muy diferente. Pero todos ellos son andaluces y comparten una misma pasión. Algunos de ellos, además, han accedido a escribir un pequeño texto sobre la tierra que los vio nacer y son los siguientes:

La luna llena sobre la silueta de la Alhambra es la única testigo del beso de los amantes. (Brianne Miller)

Aún ocultos tras el disfraz impuesto por extraños, los andaluces siguen haciendo cosas grandes. (José Carlos Cuevas)

Playas, sierra, nieve, desierto. Todo tiene cabida en la tierra que más quiero. (Helena Sivianes)

Y haciendo caso por fin a Blas Infante, se levantaron. (Loli Pérez)

Andalucía es mi casa, aunque haga seis años que no vivo allí. La llevo siempre encima, aunque a veces me tenga que enfadar con ella. Es parte de lo que soy, no lo puedo negar. (Pedro de Matos)

 
 
Publicidad