La caseta más bonita de la Feria... y la más internacional

La caseta más bonita de la Feria... y la más internacional

El espacio de González Byass en la fiesta, enclavado en uno de los dos templetes del Hontoria, destaca por su innovadora decoración y por la recepción de clientes de todo el mundo. "No paramos, pero somos una familia", dicen los responsables de un engranaje perfecto.

19-05-2017 / 00:22 h.
Publicidad

Una enorme foto de Lola Flores, firmando una bota de González Byass, preside la caseta de la firma bodeguera en esta Feria del Caballo, la dedicada a La Faraona, que dejó escrito para la posteridad: “Jerezana siempre, viva mi tierra”. En el techo, enormes lámparas de cristal, rodeadas de cepas entrelazadas, que recuerdan que se está en una caseta que sabe a viña. En la entrada, palmeras doradas; las cortinas, rojas y blancas, con el color corporativo; y, detrás de la barra, enormes figuras con el emblema de Tío Pepe completan la decoración de la que es la caseta más bonita de la Feria en este 2017, según el concurso que organiza el Ayuntamiento.

El lugar que ocupa es privilegiado. El templete del Paseo de las Palmeras, uno de los dos con los que cuenta el Hontoria —el otro lo ocupa la caseta municipal— lleva unos 15 años acogiendo a la firma que, como no podía ser de otra forma, fomenta especialmente el consumo de los vinos de la tierra. Hasta los mismos camareros pierden la cuenta de las medias botellas de Tío Pepe que despachan cada día. Francisco Javier Moreno es el jefe de barra y calcula de memoria: “En el congelador caben siete cajas de 24 medias botellas cada una, se venden otras 30 de botellas enteras…”. En total, se consumen en torno a unas 1.000 diarias. “La frase más repetida es: ¿cuántos catavinos quieres?”, dice Moreno, que lleva seis ferias con González Byass, pero trabajando en ella desde que tenía 18 años. “Esta es la caseta más importante de la Feria”, señala.


Manu García
Paco Gandón, venenciador y encargado de la atención a clientes en la caseta de González Byass.

El encargado de que todo salga según lo previsto es Paco Gandón, venenciador de la bodega, y encargado de la atención a los clientes durante la Feria. Nada menos que 35 ediciones lleva a sus espaldas, 27 de ellas con González Byass, por lo que recuerda cuando las casetas aún eran privadas —este año se cumplen 30 desde que se abrieron al público—: “Lo veo bien, para que no haya diferencia de estatus, todo el mundo nos podemos divertir”, señala Gandón, que no para durante la semana que dura la fiesta. “No he visto una Feria como ésta, siempre estamos llenos, cuando abrimos a las 13:30 horas ya hay gente en la puerta esperando para entrar”.

La caseta tiene unas cuatro actuaciones diarias, por supuesto, algunas de ellas de flamenco. “Lo esencial de la Feria es que se escuche flamenco y que se beba vino”, apunta Gandón, que es quien organiza las reservas que tienen durante la fiesta. “Viene gente de Madrid, Barcelona, Holanda, de países asiáticos…”, enumera, la mayoría de ellos clientes de la bodega que regentan restaurantes u hoteles, y que pasan varios días en la ciudad disfrutando de la Feria. “Los traemos para promocionar los vinos, están varios días y hacen visitas a la bodega, catas…”, dice, y añade que buena parte de la recaudación se destina a Afanas, la asociación para la atención de personas con discapacidad intelectual.


Manu García
Francisco Javier Moreno, jefe de barra de la caseta de González Byass.

La plantilla de la caseta la componen 25 personas, entre camareros y cocineros, a los que dirige Juan Manuel López Cintado, jefe de cocina de González Byass. ¿Y qué se puede comer en la caseta? Además de los típicos platos de Feria, destaca los tacos de buey, el pulpo frito, las gambas con bechamel o la tortilla rellena de jamón. “No paramos, pero el ambiente es estupendo, somos una familia”, destaca Juan Manuel, quien empezó a interesarse por los fogones en su casa, viendo cocinar a su abuela y a su madre. “Como no te guste no duras mucho en esto, pero es una alegría ver que la gente se va a gusto”. Raro es quien no lo hace.