Jerez exige diálogo, consenso y participación

Jerez exige diálogo, consenso y participación

EDITORIAL. 

25-05-2015 / 00:54 h.

La compleja coalición que mueve la trama de la serie danesa Borgen se impone al Juego de Tronos de los últimos ocho años de mayorías absolutas de PSOE y PP en Jerez. Probablemente si el rodillo hubiese sido más laxo en las dos legislaturas anteriores, ahora se estaría hablando de otra cosa. Solo la compra de votos a la desesperada y el impulso de la marca Pelayo frente a la erosión brutal del logo PP en toda España han frenado el batacazo popular. Un partido que ha logrado amortiguar el derrumbe pero que, en cambio, parece estar ante una pequeña victoria moral que puede resultarle estéril para seguir ostentando el poder municipal a partir del 13 de junio. 

Si algo tienen en común los referidos más de 43.000 apoyos logrados por PSOE, Ganemos e IU era el deseo de relevar a toda costa al PP al frente del poder absoluto en el Ayuntamiento

El bipartidismo sigue pesando mucho en el municipio pero ya no está solo. En concreto, tras los resultados de las municipales del 24 de mayo, depende exclusivamente de una agrupación emergente como Ganemos Jerez (surgida de Podemos) y de Izquierda Unida, que no solo ha salvado los muebles sino que en el escenario final tiene opciones de estar en el próximo gobierno local. Parece que no habrá problemas en que los 43.045 votos obtenidos en conjunto por este tripartito pesen más que los 30.761 apoyos recibidos por Pelayo. Es la aritmética democrática y la líder del Partido Popular no solo debería aceptarlo con dignidad y sin pataletas, sino que debería acordarse de cuando ella misma y su partido pactaron contra natura en 2003 -con un pacto cerrado en la madrugada previa a la investidura- con Pedro Pacheco pese a ser la tercera fuerza más votada en el municipio. 

Y parece que no habrá problemas en esa alianza, en la forma que sea (puntual, inclusiva, estable...), porque parece que si algo tienen en común los referidos más de 43.000 apoyos en forma de papeletas recibidas por estos partidos era el deseo de relevar a toda costa al PP al frente del poder absoluto en el Ayuntamiento tras una legislatura negra en la que


Juan Carlos Toro
Miembros de la plataforma de afectados por el ERE saludan a Mamen Sánchez tras el 24M.

los indicadores reales de la ciudad no han hecho más que empeorar año tras año a base de arbitrariedades y humo. Una amplia mayoría de la ciudad ansiaba pasar página de los tres protagonistas políticos -solo quedaba Pelayo- de la última década larga en Jerez y ahora solo resta saber en qué forma habrá acuerdo para alcanzar un nuevo tiempo político en el que Jerez, con escasa participación eso sí, ha dicho alto y claro que exige negociación, diálogo, consenso y, sobre todo, participación ciudadana en la toma de decisiones.

La fuerza del cambio, imparable en toda España y que se prevé que se prolongue hasta las generales del próximo invierno, dibuja un escenario radicalmente diferente en el municipio. A partir de ahora, pase lo que pase en la toma de posesión de la nueva Corporación, las fuerzas políticas están condenadas a entenderse y a negociar consultando, siempre que sea posible, con los jerezanos y jerezanas, que parece claro que no quieren seguir siendo meros convidados de piedra a una supuesta fiesta electoral cada cuatro años. 

 
 
Publicidad