Publicidad
Publicidad

En nuestra serie de rock esotérico, Move your soul, hemos citado numerosos manifiestos psicotrópicos que proclamaban cualidades sobrenaturales. Destacaremos sólo un par.

A principios de los setenta, el danés Henrik Liebgott tocaba la guitarra y el violín con los Smash, los pioneros del rock andaluz. Hoy hablamos con él para que nos cuente cómo sucedió.

La difícil síntesis de modernidad y tradición, de novedad y eternidad, en aquella España 'ye yé'.

El rock progresivo italiano, a diferencia del español, no abogó demasiado por una propuesta de confluencia entre las raíces regionales y la vanguardia europea.

Los vanguardistas de todos los tiempos siempre han sentido la necesidad de expresar en encendidos manifiestos los fundamentos de su visión artística, ante el temor a la pazguata incomprensión de sus contemporáneos.

Desde mediados de los setenta se han ido normalizando los motivos esotéricos en el rock. Los grupos que hoy dicen jugar con lo oculto suelen presentar cuanto menos la envoltura de lo que ya es una moda, y generalmente se queda en eso, en envoltura.

El pulso vital del rock moderno no será objeto de consideración en nuestro artículo de hoy en Gypsy.

Sólo tres años después de la fundación de Pink Floyd, Roger Keith Barrett, conocido como Syd Barrett, dejaba la banda. Había sido su líder como cantante, guitarrista y compositor.

Son muchos los que han intentado clasificar su obra. Los mismos que intentan buscar en sus canciones una ideología de género, una revolución o una oda a la contraculturalidad.

Simla Beat 70, una recopilación de bandas del este de la India.

Un chapuzón de aire fresco que puso en entredicho todas las convenciones formales.

Madrid, Barcelona y Sevilla estaban a la vanguardia del rock en los 70.

El mundo estaba impaciente por saber qué era lo próximo que nos depararía Lou Reed. Todos queríamos bailar las rítmicas canciones del chulesco neoyorkino. Pero Reed no compartía nuestro entusiasmo.

Es el Schlager un concepto de música popular que me es difícil definir. Probablemente, tuvo su origen en las melodías de la opereta y desde los años 20.

Mantuve la mente más o menos despejada durante la desoladora década de los ochenta.

Con el irremediable decaimiento de la música en "vivo". Vuelve la mecánica reproducción. Vayamos dónde vayamos estamos seguros que escucharemos el mismo track de Sia, Shakira o Lady Gaga.

La relación de algunos grupos musicales con las drogas.

Se ha puesto en evidencia la involución de la música rock en los últimos 20 o 30 años. No son pocos los especializados que se han acogido al famoso "Rock is dead".

Con la muerte de Leonard, la repercusión mediática parece no haber ido más lejos de la esquela.