Publicidad
Publicidad

El pulso vital del rock moderno no será objeto de consideración en nuestro artículo de hoy en Gypsy.

Sólo tres años después de la fundación de Pink Floyd, Roger Keith Barrett, conocido como Syd Barrett, dejaba la banda. Había sido su líder como cantante, guitarrista y compositor.

Son muchos los que han intentado clasificar su obra. Los mismos que intentan buscar en sus canciones una ideología de género, una revolución o una oda a la contraculturalidad.

Simla Beat 70, una recopilación de bandas del este de la India.

Un chapuzón de aire fresco que puso en entredicho todas las convenciones formales.

Madrid, Barcelona y Sevilla estaban a la vanguardia del rock en los 70.

El mundo estaba impaciente por saber qué era lo próximo que nos depararía Lou Reed. Todos queríamos bailar las rítmicas canciones del chulesco neoyorkino. Pero Reed no compartía nuestro entusiasmo.

Es el Schlager un concepto de música popular que me es difícil definir. Probablemente, tuvo su origen en las melodías de la opereta y desde los años 20.

Mantuve la mente más o menos despejada durante la desoladora década de los ochenta.

Con el irremediable decaimiento de la música en "vivo". Vuelve la mecánica reproducción. Vayamos dónde vayamos estamos seguros que escucharemos el mismo track de Sia, Shakira o Lady Gaga.

La relación de algunos grupos musicales con las drogas.

Se ha puesto en evidencia la involución de la música rock en los últimos 20 o 30 años. No son pocos los especializados que se han acogido al famoso "Rock is dead".

Con la muerte de Leonard, la repercusión mediática parece no haber ido más lejos de la esquela.

Nuestra generación ya no tiene nada de qué huir. En efecto, nuestros compatriotas claman por la reconciliación en aras del bienestar.

Parece arriesgado afirmarlo, pero desde aquí creemos, y sin lugar a dudas, que el raro tío Bob es el compositor más importante que ha dado la música popular del pasado siglo.

Duendes, gnomos, brujas y otras criaturas mágicas que han recorrido España de norte a sur bajo un mismo estandarte: la música folclórica.

Un homenaje a los artistas clásicos que dieron el salto al mercado internacional.

Lo que se anticipaba como un fin de semana familiar en la playa onubense de Matalascañas comenzó de forma fatídica para la joven ralea de los González.