Guerra por el censo en las primarias del PSOE: "Han metido brazos de madera para votar a Susana"

Guerra por el censo en las primarias del PSOE: "Han metido brazos de madera para votar a Susana"

Militantes de la agrupación socialista en Jerez denuncian el bloqueo de la sede en la semana de la recogida de avales y en la que hay que revisar la lista de afiliados para detectar errores: "No nos dejan entrar en la Casa del Pueblo".

18-04-2017 / 18:36 h.
Publicidad

Como en toda España, las primarias del PSOE han arrancado también en Jerez con división por el censo de militantes. Desde este pasado lunes se ha iniciado el proceso de presentación de precandidaturas y las consultas de censos provisionales para formular las pertinentes reclamaciones. Una semana después, ya con los avales presentados por cada candidato —en principio, la terna compuesta por Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López— el censo será definitivo. En el caso de la militancia socialista en la ciudad, el problema es que ni tan siquiera puede tener acceso a su revisión en la Casa del Pueblo de la calle Sevilla, según han denunciado afiliados a lavozdelsur.es. "Tenemos hasta el día 24 para comprobar el censo pero, claro, ni nos abren la sede, ni convocan la ejecutiva para tener acceso. Hace meses que no convocan ejecutivas", lamentan.

Los recelos no son exclusivos de Jerez, desde luego. "No es normal que empecemos a recoger avales sin un censo cierto", expresó molesto en el último comité federal José Luis Ábalos, coordinador del equipo pedrista. En respuesta a esta queja, Mario Jiménez, responsable de Organización de la gestora y mano derecha de Díaz, replicó: "Podéis tener la tranquilidad del funcionamiento del departamento de censos de esta casa". Si el calendario de primarias ha reservado siete días para subsanar errores censales, militantes socialistas de la ciudad que apoyan otras precandidaturas ajenas a la dirección —que ya ha mostrado su respaldo férreo a la de Susana Díaz— no solo denuncian que no puedan revisar dicho listín de militantes, sino que aseguran que se ha estado engordando con "brazos de madera para que voten a Susana". Culpan de esta situación a la actual secretaria general del partido en la ciudad, Miriam Alconchel —que, por cierto, se enfrentará unos meses a la renovación de su cargo—, y a la secretaria de organización, Ainhoa Gil. 

Las supuestas prácticas fraudulentas para ganar militantes no son nada nuevo. Ya en tiempos de Pilar Sánchez se hablaba de sus armas para ganar simpatizantes de la nada. O, más recientemente, en las primarias para las municipales de 2015 también se jugó sucio en este terreno con tal de desbancar la candidatura a la Alcaldía que representaba Mamen Sánchez. En la carrera hacia el 39 congreso del PSOE federal, estas fuentes hablan de la multitud de opciones que se están orquestando a escala local: "Si tú estás desempleado, por ejemplo, puedes militar por un euro al mes. Hay desde asociaciones de mujeres a asociaciones de moteros... ¿Y quién suele pagar ese euro. Por 12 euros ya tengo un voto a favor de mi opción. Quien maneja el censo, maneja el poder". En cambio, hay una decena de afiliados procedentes de otras agrupaciones a las que no se les ha incluido en el censo del PSOE-A de Jerez pese a reclamarlo desde el año pasado y, "casualmente, todos apoyan la opción de Pedro Sánchez".

Frente a esto, "ha habido multitud de incorporaciones; más apellidos repetidos que en la lista de trabajadores del Ayuntamiento". Por todo ello, "queremos comparar el último censo aprobado por la ejecutiva (que debe ser el actual menos las bajas) con lo que hay ahora, ya que sabemos que están metiendo a mucha gente nueva pero no lo podemos confirmar, no nos abren ni la Casa del Pueblo", subrayan las mismas fuentes socialistas en la ciudad. "Te dicen que recojas avales pero no te dan el censo, vas a verlo y no te dejan entrar; aquí no se juega un secretario u otra, es pura subsistencia de quienes están manejando el partido y en Jerez, al menos, saben que si sale Pedro el tinglado se les cae porque comen y viven de esto", añaden, en medio de una indignación creciente, militantes socialistas que ven muy lejos esa costura del partido que asegura Susana Díaz que será capaz de hilar.

 
 
Publicidad