El Premio Cervantes celebra en noviembre sus 9 décadas de poesía y resistencia.

Publicidad
Publicidad

Crónica de un viaje con la compañía de María del Mar Moreno para presentar su espectáculo de cabecera en el Instituto del Mundo Árabe de París. "Intentamos hacer el flamenco más auténtico posible", dicen.

Desde 1979, con la vuelta de la democracia municipal, no he conocido un “relato” de ciudad distinto a este tradicional y cañí que se enseñorea al compás de “Jerez lo mejor del mundo”.

La playa de Vejer es de las que más crece en número de visitantes en los últimos años. Los 700 censados de este núcleo rural se llegan a triplicar en verano, cuando funcionan hasta 30 escuelas de surf.

Tras los pujantes 80 y 90, el movimiento vecinal de Jerez está en horas bajas. "No hay el mismo empuje", reconocen quienes estuvieron implicados hace años. La regeneración vendrá por las mujeres o no vendrá.

De pronto —antes de nada y de lo mismo— la mujerona de pelo corto y oscuro como las paredes de la fábrica conquista la mesa.

ENTREVISTA. Cuando la salmantina, Rosalía González, llegó al Museo Arqueológico de Jerez en 1982 se encontró con varias cajas llenas de polvo en una habitación del Cabildo Viejo. 

En el caso concreto de Jerez, más allá de la concreción del brandy y el vinagre de Jerez como denominaciones de calidad, a esa apuesta por la agroindustria le ha faltado contenido.

Existe en la Biblioteca Municipal un viejo grabado del siglo XVII en el que se ve en un primer plano a un guerrero que, armado con un caldero, asa unos pollos utilizando como combustible y para alegrar la hoguera, varios libros.

Camarón, para muchos, ha sido el mayor exponente del flamenco de todos los tiempos. Sin embargo, familiares y amigos consideran que en su localidad natal no se le ha tratado como merece.