El Hospital Jerez Puerta del Sur lleva a cabo con éxito una nueva técnica quirúrgica

Publicidad

El Hospital Jerez Puerta del Sur lleva a cabo con éxito una nueva técnica quirúrgica

El centro hospitalario realiza por primera vez una operación de aneurisma de aorta abdominal infrarrenal, un método mínimamente invasivo que es más seguro y con una recuperación más rápida.

20-03-2017 / 17:39 h.
Publicidad

El Hospital HLA Jerez Puerta del Sur ha realizado por primera vez una operación de aneurisma de aorta abdominal infrarrenal, mediante la técnica endovascular, un método mínimamente invasivo que es más seguro y con una recuperación más rápida.

La intervención, que fue todo un éxito, estuvo cargo del doctor Jorge J. Martín Cañuelo, del Servicio de Cirugía Vascular del centro, quien estuvo acompañado de un equipo de siete profesionales. “Es fundamental en el quirófano estar totalmente compenetrados y mantener la tranquilidad en este tipo de operaciones tan complejas y, aunque algunos miembros del personal participaron por primera vez en una operación de estas características, la entrega y profesionalidad de todos ellos fue remarcable”, puntualiza el responsable.  

“El aneurisma de aorta es una degeneración de la pared de esta arteria que provoca una dilatación progresiva de la misma. Si no se trata, puede provocar la rotura de la pared arterial”, explica el doctor Martín y añade que “aunque no se conoce claramente cuáles son las razones de la degeneración, sí se sabe que generalmente están asociadas a la arterioesclerosis, y normalmente ocurre en pacientes fumadores y con otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión”.

Por estas razones, un aneurisma es algo grave que requiere una intervención quirúrgica cuando la dilatación de la aorta supere los cinco centímetros, “ya que en estos casos es cuando el riesgo de rotura supera el riesgo de la intervención, y en las ocasiones en las que se rompe, el pronóstico es infausto porque la mayoría de los pacientes se desangran antes de poder recibir atención médica especializada”, relata el especialista.

Método endovascular: Más seguro y más rápido

“Estábamos ante un caso peligroso, porque el paciente intervenido tenía una dilatación de 6,5 centímetros, a pesar de esto, la operación ha sido exitosa y ha supuesto un hito para nuestro hospital y para la sanidad privada de Cádiz”, comentan desde la dirección del Hospital HLA Jerez Puerta del Sur.

El procedimiento fue realizado con la técnica endovascular, que permite no realizar incisiones en el paciente, e introducir una prótesis plegada solo con unas pequeñas incisiones en las ingles, que al incrustarse dentro de la aorta, se despliega automáticamente quedando anclada dentro del aneurisma. Esto provoca que la sangre comience a circular por el interior de la prótesis y quite presión a la pared dañada, y con el tiempo la dilatación termina por disminuir de tamaño.

El método tradicional, en el que sí que es necesario abrir al paciente para reparar la aorta y sustituirla por una prótesis  no ha quedado relegado, ya que se sigue utilizando porque el procedimiento endovascular requiere unas características muy específicas por parte del paciente, y si este no las cumple, el riesgo de la operación es mucho mayor que con el procedimiento abierto. “Aunque ambas técnicas presentan ventajas e inconvenientes, uno de los beneficios que presenta la técnica tradicional es que una vez el paciente esté operado, prácticamente se puede olvidar del aneurisma, en cambio los que se operan por los nuevos métodos tienen que hacerse más seguimientos y controles posteriormente. No obstante, el enfoque tradicional es inicialmente mucho más agresivo que el endovascular, ya que supone realizar una cirugía abierta a nivel abdominal”, aclara el facultativo.

La cirugía aórtica no es la única intervención mínimamente invasiva que se realiza en el Hospital HLA Jerez Puerta del Sur, ya que según el Servicio de Cirugía Vascular del centro se utiliza esta clase de método en diversas patologías, como en las operaciones de isquemia crónica de miembros inferiores o en la intervención más practicada en el servicio, las varices.

Estos procedimientos con mínima invasión repercuten en un mayor bienestar de los pacientes, ya que la recuperación es más rápida, el paciente está activo antes, se evitan infecciones, y además el riesgo de pasar por el quirófano es mucho menor.

 
 
Publicidad
Publicidad