El centro histórico de Jerez será semipeatonal y tendrá el acceso al tráfico limitado

Publicidad

El centro histórico de Jerez será semipeatonal y tendrá el acceso al tráfico limitado

El gobierno local presenta el borrador de un Plan de Movilidad que convierte la zona de intramuros en un espacio de uso exclusivo del peatón y que sólo permitirá circular a vehículos de emergencia, de residentes y taxis.

Vías de aceras y calzadas anchas como Honda, Porvera, Corredera o Arcos, entre otras, seguirán siendo de uso compartido entre peatones y coches.

21-04-2017 / 18:18 h.
Publicidad

Un casco histórico más peatonal, sobre todo en intramuros, en el que el peatón primará sobre el vehículo y limitado, en sus vías más estrechas, a los coches de los residentes. Este es, en líneas generales, el resumen del borrador del llamado Plan de Movilidad del Centro Histórico de Jerez, presentado este viernes en el Ayuntamiento y que será consensuado en las distintas mesas de trabajo de la ciudad con los colectivos que lo componen. “Proponemos un amplio consenso para hacer del centro histórico un espacio accesible y con el peatón como protagonista”, ha señalado la alcaldesa, Mamen Sánchez, que ha puntualizado que “no es un plan de tráfico, sino que constituye una estrategia fundamental dentro del objetivo que este equipo de gobierno tiene marcado para la recuperación del centro histórico".

Si bien, desde el Ayuntamiento se es consciente de que las intervenciones en la trama de la ciudad histórica “son complejas y requieren de actuaciones concertadas con otras administraciones y la iniciativa privada, sí que hay otras iniciativas que podemos acometer con mayor inmediatez, como es el caso de este Plan que traemos hoy”.

La propuesta parte del hecho de la falta histórica de una estructura racionalizada de la movilidad en el centro histórico, por lo que el principal objetivo del plan es hacer una planificación de la movilidad para contribuir a su recuperación a partir de la mejora de la vida en sus barrios.  Esta planificación se llevará a cabo racionalizando el uso del viario existente, de tal manera que “no todas las calles sirvan para todo y que, por el contrario, tengan una función acorde a sus características y su posición en la ciudad”, ha señalado la alcaldesa.


La alcaldesa, Mamen Sánchez, junto al director de Urbanismo, Benito García, el teniente de alcaldesa de dicha delegación, Paco Camas, y su homólogo de Movilidad, José Antonio Díaz.

Otros dos aspectos fundamentales del plan son, por un lado, propiciar la regeneración de los barrios a partir de una red de viarios interiores solamente para residentes, y, por otro, implantar una estructura peatonal “que hoy en día no existe. Lo que tenemos actualmente son calles peatonales sólo porque la mayoría de ellas son estrechas y los coches no pueden pasar, el peatón no tiene prioridad”, ha señalado Mamen Sánchez, quien ha querido dejar claro que “no se trata de ningún plan radical porque no hay necesidad de ello; hablamos de recuperar el centro a través de la revitalización de los barrios sin dejar de hacerlo accesible, si bien, hay determinadas zonas en la que hay que limitar la presencia del coche”.

Entre los planteamientos del gobierno a la hora de diseñar este plan, Mamen Sánchez ha subrayado que nuestro objetivo es “conseguir una ciudad a escala más humana, en la que el espacio público sea agradable, habitable, acogedor, bonito y en la que el peatón tenga prioridad sobre el tráfico motorizado”, una prioridad que, como ha subrayado Mamen Sánchez, es conciliable además con la actividad económica y comercial y con el tránsito regulado y controlado de vehículos”.

En este sentido, la alcaldesa ha aludido al concepto de la ciudad como “lugar de encuentro, con espacios de uso colectivo que podamos disfrutar para distintas actividades; espacios en los que, por ejemplo, los niños y las niñas puedan jugar sin que les aceche ningún peligro. Cuando se ven corrillos de niños en las calles y plazas, cuando se les ve correr y jugar, eso es un síntoma de que la ciudad está sana. Por ello —ha añadido— queremos avanzar en ese concepto de ciudad habitable y vamos a devolvérsela a sus legítimos usuarios, que son las personas, en detrimento de otros usos que ya no son sostenibles ni saludables”.

Planificación y ordenación de la actual estructura viaria

El director de Urbanismo, Benito García Morán, ha sido el encargado de explicar los detalles del borrador del plan, que propone clasificar el actual sistema viario del centro histórico en tres categorías, partiendo de la actual estructura.

En primer lugar figura la red de vías básicas, que es la principal estructura de movilidad del centro, por donde circulan coches y peatones “sin restricciones”. Está conformada por calles que, por su anchura y su capacidad de tráfico, permiten el paso de vehículos y a la vez tienen una función peatonal importante al tener aceras anchas (Porvera, Honda, Medina, Arcos, Corredera, Porvenir, Ronda Muleros, Cuesta de la Chaparra, Muro, Ancha, Puerto, Merced, Taxdirt…). Además, es la red por donde transcurren los autobuses urbanos y que da acceso a los aparcamientos públicos.


Red de vías básicas del Plan de Movilidad del Centro Histórico.

En segundo lugar, se propone la creación de una red de itinerarios peatonales, que tiene una doble vertiente, como ha explicado Benito García: “por un lado, se aprovecha la red de vías básicas que tienen capacidad suficiente para compartir el uso rodado y peatonal, como ocurre con calles como Arcos, o Medina”. Y por otro, se contempla la creación de una red de calles peatonales que estará situada principalmente en la zona de Intramuros. “Con esta red damos prioridad absoluta al peatón y además, conseguimos unir los principales puntos de atracción de la ciudad, tanto espacios libres, zonas de ocios, monumentos o equipamientos”, tal y como ha explicado el director de Urbanismo.


Red de itinerarios peatonales del Plan de Movilidad del Centro Histórico.

En tercer y último lugar, la propuesta contempla la configuración de una red de vías interiores, cuyo uso se reserva en exclusivo para residentes de una zona concreta, vehículos de carga y descarga, taxis, bicicletas y vehículos de emergencia, “con lo que el tráfico que se produzca en esa zona sólo será de gente del barrio”, ha señalado el director de Urbanismo. “Esta red afianza la configuración del centro histórico por barrios, con lo que se potencia más la identidad de éstos con sus habitantes. Al reducir el tráfico rodado en determinados barrios —ha añadido— se reservan los aparcamientos disponibles para los residentes, mejorando de esta forma la habitabilidad”. En este caso, la velocidad máxima permitida será de 10 kilómetros por hora y el aparcamiento estará limitado a los residentes.


Red de vías interiores del Plan de Movilidad del Centro Histórico.

En cuanto a la puesta en marcha, “y teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias actuales”, se plantea, una vez alcanzado el necesario consenso, una actuación por fases con objetivos a corto y medio plazo en las que se pueden obtener mejoras inmediatas que contribuyan a la recuperación del ámbito. “Queremos generar un debate entre los meses de mayo y junio con idea de que en julio podamos comenzar a actuar”, ha apuntado la alcaldesa, avanzando además que  para su puesta en marcha se llevará a cabo una amplia campaña de información a los ciudadanos.

Por otra parte, en esta presentación del borrador del plan no se ha hablado de qué idea hay para limitar el acceso a los coches de los vecinos —¿pilonas, lectores de matrículas?— ni si las nuevas zonas peatonales disfrutarán de un nuevo adoquinado para diferenciarlo del destinado al tráfico rodado. Igualmente, tampoco se conoce por el momento qué pasará con las actuales plazas de aparcamiento regulado por la ORA situadas en intramuros (San Mateo y San Lucas), toda vez que el plan contempla que en este espacio sólo puedan circular y aparcar residentes.


Actual red viaria del centro y propuesta del plan.

Descarga el borrador del Plan de Movilidad del Centro Histórico pinchando aquí.

 
 
Publicidad
Publicidad