Denuncian un posible fallo de seguridad en una atracción: "Mi hijo se podía haber matado"

Denuncian un posible fallo de seguridad en una atracción: "Mi hijo se podía haber matado"

La madre de un menor de seis años habla de "negligencia en el control de acceso" y desde la empresa aseguran que el pequeño "no corrió peligro en ningún momento".

18-05-2017 / 09:54 h.
Publicidad

El susto ya no se lo quita nadie pero, afortunadamente, quedó en nada. La madre de un niño de seis años relata la escena que vivió cuando subió a su pequeño a una atracción de la Feria el pasado lunes. “A mi hijo se le escurrió el cuerpo, se quedó suspendido y tuvimos que ser nosotros quienes avisamos para que se parara la atracción”, relata la madre de un pequeño de seis años que estaba subido en el canguro y que, según cuentan sus padres, casi sale despedido. “No hubo protocolo de seguridad, en otros parques de atracciones dejan entrar a los niños según la estatura y no por la edad”, se queja la madre del pequeño, que ya ha denunciado los hechos en el juzgado.

“Mi hijo se podía haber matado, pero como no se ha matado no interesa”, apunta la madre, quien señala que saltó la valla de seguridad para pedir a los responsables de la atracción que la detuvieran en cuanto vio a su hijo con medio cuerpo fuera del habitáculo en el que iba junto a su hermana. La madre del menor asegura que también ha pedido el cierre cautelar de la atracción en el juzgado, ya no por ella ni por su hijo, sino para que “no vuelva a ocurrir”, porque, sostiene, “ellos suben ganado en vez de personas”. La madre del menor habla de una posible “negligencia en el control de acceso”, ya que “tienen un cartel donde pone que los niños —de entre seis y ocho años— tienen que estar acompañados y ellos mismos le dan la entrada”.

El responsable de la atracción, consultado por lavozdelsur.es, asegura que el niño “no corrió peligro en ningún momento” y que es prácticamente “imposible” que se caiga de una atracción con la que llevan diez años recorriendo ferias de toda Andalucía sin que nunca haya dado ningún problema. “El niño salió por su propio pie”, señalan desde la atracción, y el encargado cuenta que hasta fue a ver al niño al hospital para comprobar que estaba bien. El responsable de la atracción, que es quien está a los mandos, cuenta que en ella se pueden subir menores de seis a ocho años que vayan acompañados —requisito que no se cumplió en este caso—, pero destaca “la sensación de seguridad” que tiene quien se monta en el canguro, que tiene una doble barra que ancla al asiento a todas las personas que se montan en ella.