Publicidad
Publicidad
Publicidad

Sí, soy fan del libro electrónico y lo confieso, dejé el papel. No digo que uno ni otro sea mejor. Sólo digo el que mejor me va a mí.

Un cristiano no vota a quien le ofende y en España, sin el voto cristiano no ganas elecciones. No vale el voto de los tuyos solo. Tienes que convencer a la mayoría. 

Y la oscuridad será luz. La muerte será vida. Y la mañana será despertada por un grito de asombro y alegría después de una garganta femenina: ¡No está!

Todos los años lo mismo. La misma rutina. Las mismas fiestas. Los mismos comentarios. Las mismas preguntas que yo me hago con sorna: ¿dónde está ese montón de dinero que dejan en Jerez para ir a recoger lo que me toca?

Estoy plenamente concienciado de que no debemos utilizar las Urgencias para no colapsar el sistema, terminé en el servicio de Urgencias sin ser urgente.

Leo que un torero dice que Dios desvió el pitón del toro para salvarle la vida.

No es difícil de entender lo que últimamente está ocurriendo con mucha gente que se siente herida en sus sentimientos religiosos por otras personas que no las respetan. 

Esta crisis es una estafa, porque además de empobrecerte ha hecho creer a las mentes débiles que la culpa de la crisis es suya.

Si por mí fuera, terminaría el acuerdo militar con Estados Unidos y les diría elegantemente eso de 'yankees go home'.

Espero y deseo que el pacto consista en seguir con el mismo número de concejales y que los nuevos cambien a los antiguos.

No pudo reprimir las lágrimas por saber que en la misma playa que ella se baña en verano y pasea con su velero, se había convertido en un cementerio.

Cuando alguien famoso muere de cáncer, creo que no lo hacen bien los medios de comunicación.

Hay que ver las acciones políticas como una inversión y prever qué Ayuntamiento y de qué color lo vamos a dejar para el próximo mandato.

Llega Navidad y llegan los petardos. Algún gen valenciano debemos tener por aquí, pero el caso es que Jerez es una ciudad que no aprende del daño que hacen los petardos.

Nadie niega tampoco la labor histórica que este hombre ha hecho por nuestra ciudad y es digna de reconocerse, pero como cristiano, lo que dice deja mucho que desear.

Ya estamos. Por si nos faltara poco para ahogarnos, tenemos una nueva cortina de humo. Sí, de esas que nos nublan la vista.

Si tuviera que elegir entre Iñigo Errejón o Pablo Iglesias, me quedaría con Alberto Garzón. Pero eso no es posible, ni tampoco el debate, aunque algunos medios te quieran encarrilar a sus intereses políticos.

Hay que tener arte para no gobernar y acarrear con las culpas ajenas. Pues así fue y así nos lo contaron.

Estoy cansado de que nos tomen el pelo a los voluntarios y voluntarias. Cada vez somos menos. Y nos quieren exprimir como un limón.