Ayer, hoy y mañana Cáritas

Publicidad

La justicia social es laica, y la caridad un clericalismo imperdonable. Creo que estamos en un profundo error, porque ambos conceptos no son excluyentes, al contrario, inclusivos y necesarios. 

Ante el sufrimiento de las personas sentimos lástima y eso es lo que nos lleva a la acción solidaria. Desde la visión de Cáritas, tenemos que llegar más allá de la lástima, debemos conmovernos con esa persona desde un mismo plano.