Publicidad
Publicidad

El 22 de Enero estuvo programado el acto.

El 23 no pudo ser.

Tampoco el 24,  25, 26 ni 27, ya fuera por problemas con el clima, burocráticos, técnicos o de seguridad.

De nuevo estaba en la cola de embarque para salir de Nueva York. No me apetecía nada volar sola otra vez. Recordé el viaje anterior que cuando llegué a mi asiento, estaba ocupado por un señor que se negaba a sentarse en el suyo, indicándome, en mal tono, que me colocara yo.

La noticia de la entrada en prisión de los cinco imputados por la violación de una chica durante las fiestas de  Pamplona es un pequeño consuelo y aliento para muchas personas.

El estudiante hizo rápidamente su maleta, incluso dejó algunas cosas sin guardar.  Sin embargo, le resultaba mucho más pesada que varios meses antes, cuando llegó con una beca erasmus a aquella ciudad.

 

¿Qué tuvieron en común muchas de las actuaciones de Antonio Chacón, Manuel Torre,  Niña de los Peines, Manolo Caracol y Lola Flores? El guitarrista.

Aquel 21 de Enero  había quedado con Elsa en el apartamento de Cádiz, en el Paseo Marítimo, para decidir el rumbo de nuestra relación.

Ya están volviendo a mi casa las fiambreras. Regresan vacías, a su armario, esperando expectantes nuevos viajes. Salieron impregnadas por el aroma del hogar, de la tradición y el cariño. Vuelven en maletas repletas de ropa actual, libros, apuntes, proyectos e ilusiones… Y algunos temores.

Tuve que despedir a Cati, no tenía otra alternativa.

En estos días, los cementerios de nuestras ciudades  abandonan su paisaje lúgubre, solitario y apacible por otro que, más bien, parece festivo.

Aquella mañana, al despertar, ella notó un calorcillo que le anunciaba la primavera. Estiró el brazo y notó vacía la otra mitad de la cama. No recordaba si oyó salir a su marido.